Historia del Estadio




Estadio


La sede de los Potros es el Estadio Universitario Alberto "Chivo" Córdova, es un espacio de usos múltiples ubicado en Toluca, Estado de México que cuenta con una capacidad de albergar a 32 mil 600 aficionados.

 

Su construcción se inicio entre 1957 y 1958, cuando el terreno aún no era propiedad de la Universidad Autónoma del Estado de México. Se inauguró el 5 de noviembre de 1964 con el nombre del destacado coach de fútbol americano, Alberto 'Chivo' Córdova. Anteriormente había una placa que decía: “Aquí se construye el Estadio Municipal de Fútbol”.

 

La primera disciplina que se practicó fue el atletismo, después fútbol americano y luego el futbol soccer.

 

En este espacio, la selección universitaria ascendió de Tercera a Segunda División entre 1974 y 1975; en 1999 nuevamente fue sede del ascenso a Segunda División de los Potros.

 

Ha sido sede de 3 Universiadas Nacionales (2005, 2011 y 2018).

 

En 1974, el maestro Leopoldo Flores comenzó a pintar, en las escalinatas y la gradería, un mural representativo que tituló Aratmósfera. A la fecha, luego de tres restauraciones, el estadio de Ciudad Universitaria es considerado, de acuerdo con una encuesta realizada por el portal español www.20minutos.com, uno de los más originales del mundo debido a la obra que se encuentra en las gradas.

 

Debido a que cuenta con una pista de atletismo certificada por la Asociación Internacional de Federaciones de Atletismo, el estadio es sede de eliminatorias para competencias nacionales.

 

Con el objetivo de modernizar las instalaciones y gracias al trabajo del arquitecto José Antonio Mendieta, en el 2016 se hicieron algunas adecuaciones que incluyen palcos para prensa, colocación de butacas y techo de la tribuna oriente, con el fin de hacer más confortable la estancia de los espectadores.

 

Aratmosfera 1974–1977

  Leopoldo Flores


Pintura acrílica sobre roca y concreto:

“El nacimiento de la luz” es simbolizado por una figura humana que emerge de la tierra flanqueada por un par de serpientes en homenaje al cerro de Coatepec (“lugar de serpientes”). A su izquierda se localiza un circulo luminoso semejante al sol proyectándose hacia el cerro, como el sol eclipsado, en dualidad luz-obscuridad, nacimiento-muerte.

 

En la parte superior emergen dos rostros, el más elevado de perfil, con el brazo extendido hacia el acantilado y el segundo rostro es posición de tres cuartos, con la vista al lado contrario. Ambos personajes están atrapados en una red, como las empleadas por los antiguos matlatzincas asentados en el valle de Toluca.

 

De lado izquierdo aparece un hombre con el torso hundido en la tierra, del que se observan las piernas y parte del abdomen, símbolo del destino humano.

 

Tiene una extensión de 20 mil metros cuadrados aproximadamente-